miércoles, 27 de julio de 2011

Antolín López Peláez. Manzanal del Puerto.


Nació en 1866 en la localidad leonesa de Manzanal del Puerto. Su padre era un humilde guardia civil, que desempeñaba sus tareas en aquella Casa-Cuartel, la cual era camino de paso de la meseta hacia el Bierzo, terminando el recorrido en Galicia. Toda su familia paterna era de Noceda, localidad donde vivió de niño algunos años y en cuya escuela realizó sus primeros estudios, destacando entre sus compañeros por poseer una memoria prodigiosa.

Consiguió una beca para estudiar en el seminario de Astorga e hizo la carrera eclesiástica obteniendo calificaciones sobresalientes. Pasaba las temporadas veraniegas en una casa solariega levantada en Albares de la Ribera por el año 1898. Se le atribuye un activo papel en la construcción de la carretera de Albares a Folgoso, y se unió al general Severo Gómez Núñez en la reivindicación del canal del Bierzo. Entre sus propiedades destacan viñedos de la famosa firma berciana de Viña Albares.

Es ordenado sacerdote con dispensión de edad canónica, fue nombrado ecónomo de Mombuey (Zamora) y posteriormente mayordomo del seminario de Astorga. Con 23 años obtuvo la canonjía magistral de Lugo, donde permaneció 6 años. Consiguiendo del mismo modo, la canonjía de Burgos. En 1905 es nombrado Obispo de Jaca (Huesca), siendo elegido senador del reino por su provincia eclesiástica, hasta ser elegido Arzobispo de Tarragona en 1913, en ese mismo año y gracias a su intervención, la Santísima Virgen del Pilar fue declarada Patrona del Cuerpo de la Guardia Civil.

Era un estudioso infatigable y un investigador de primera fila. Su amor a los libros le sirvió para reunir una biblioteca de miles de volúmenes. Entre sus obras destaco 5 como las más importantes:
-Testimonio de calidad (Granada, Biblioteca Cultura Popular, 1956).
-La vida de la Virgen (Luis Gili, Barcelona, 1916).
-El presupuesto del clero (Editorial Gómez Fuentenebro, Madrid, 1910).
-El derecho español en sus relaciones con la iglesia (Editorial Gómez Fuentenebro, Madrid, 1909).
- La cruzada de la buena prensa ( Gustavo Gili, Barcelona, 1908).

Varias de sus obras fueron traducidas al francés, alemán, italiano y portugués. Rechazó todas sus condecoraciones oficiales, e incluso, perteneció a las Reales Academias de la Lengua, de la Historia, de Bellas Artes, y de las Ciencias Morales y Políticas.

Murió en Madrid el 22 de diciembre de 1918 y por expreso deseo quiso recibir sepultura en Tarragona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.